viernes, abril 06, 2007

de las tareas a los sueños...

A la primavera le dieron una tarea, palabras para armar un relato y la primavera escribió...
LA ROSA BAJO LA LLUVIA
Años atrás había una niña llamada Francisca, ella tenía 13 años y no podía tocar la lluvia dado a que le causaba daños en la piel. Ella era audaz y capaz de arriesgarse a tocar la lluvia pero sus padres no la dejaban. Ellos se llamaban Daniela y Simón. Como todos los padres trataban de hacerla feliz los días de lluvia, pero ella miraba tristemente por la ventana a las nubes y al bosque al frente de su casa pidiendo todo tipo de ayuda a los árboles para acabar con su maldición que a ella y a toda su familia les causaba un gran dolor. Después de cada lluvia salía, sentía el olor húmedo del aire, aunque se quedaba cerca de la puerta de su casa por si empezaba a llover de nuevo. Una noche soñó que veía una luz de donde cayó una nuez, la tomó y de ahí salió un duende que al parecer la nuez era su disfraz. El duende empezó a correr velozmente alrededor de ella hasta que se paró enfrente de ella y le dijo: “¿Eres tú la niña que la lluvia no puede tocar?, Esta maldición con mi baile se extinguirá, Si es que estás dispuesta te podré ayudar.” Francisca atónita dijo: “Yo daría todo por tocar la lluvia, ¿qué debo hacer?” El duende respondió: “No puedo hacerlo si tu humana estás, deberás cantar la canción que en hermosa rosa te convertirás, sin codicia esta noticia yo te la doy para tu beneficio ¿estás dispuesta? o ¿que inicie con toda justicia mi despedida? Francisca dijo: “Estoy dispuesta, ¿qué debo hacer? El duende dijo: “Sin arrogancia, sin distancia, con elegancia, frente a los árboles te pararás y cantarás constantemente la canción que ellos te dirán, tienes que convencerlos de que esto es lo que quieres, un gran cansancio te dará y rosa te despertarás, sin enloquecer no hay vuelta atrás y tendrás que aceptar que rosa por siempre serás.” Francisca despertó y se levantó despacio para no despertar a sus padres, atenta a lo que estaba pasando afuera y procedió con lo que el duende le dijo, tomo una cruz que le había dado el pastor del pueblo y se puso en marcha. Antes con mucha audacia les escribió una nota a sus padres. Llegó frente a los árboles y en un pequeño espacio se puso en posición. Tenía sus dudas sobre iba a funcionar o no pero se dijo a si misma: no pierdo nada si lo intento. Francisca se puso a pensar: “esto es lo que quiero esto es lo que…"y empezó a oír una canción que luego empezó a cantar. Sintió que un gran sueño la invadía y de repente cerró los ojos. Cuando los abrió ya era una rosa blanca, muy hermosa, al lado de una hierba. Francisca se sintió triste y a la vez feliz, cuando de repente se puso a llover y no le pasó nada. Fin

29 comentarios:

bajamar dijo...

Hay veces en que la libertad exije tan radical transformación...o tal vez sea que ella nació para ser blanca rosa y florecer una y otra vez, bebiendo rocío, acariciada por la lluvia...

precioso relato

gracias por tu cálido abrazo

un beso

Lis dijo...

ella es la vida de 12 años..ella es la rosa y la niña,
ella es mi niña...

MatyX dijo...

Muy bonito texto.

Qué lindo ver que alguien me acompaña en mi gusto por "Mi vecino Totoro" =)


Besos.

axel dijo...

siempre es bueno perderle el miedo a las cosas no crees???

bonito escrito, que la pases bien este dia y buen fin de semana

cudiate

Antona dijo...

Bello texto.Para conseguir nuestros sueños,a veces hay que pagar un alto tributo.Merece la pena? supongo que,depende de cada uno.
bss

Anónimo dijo...

Es una bella historia, es el transito de este mundo a ese otro lleno de fantasia y magia...ese que guardas no solo en tus textos, sino por sobre todo en el corazon.

un beso...

mundito dijo...

Salud....

Marce dijo...

ella transmuta y se alivia, pero yo no puedo evitar sentir tristeza...

Loredana dijo...

un saludote para tí.

Paula dijo...

Transformación total

sólo los niños se atreven


Un abrazo, lis

¿...? dijo...

Me puse a pensar si podría vivir sin que la lluvia me roce y creo que la respuesta es: sería muy triste.
Que tengas una buena semana.

(...)

Siworae dijo...

Por suerte Francisca confió, se arriesgó y supo que la lluvia transforma y embellece.

Isabel Romana dijo...

Una difícil decisión: tocar la lluvia a cambio de perder la humanidad. A veces los sueños nos conducen a situaciones como esa. Besos.

Luis Trejo dijo...

Cada decisión requiere un paso, como un baile que jamás concluye, si te equivocas debes seguir bailando, mientras, cada sensación, que la vida te da, se convierte en la lluvia que te renueva y reconforta...hermoso texto...Un abrazo..

Bohemia dijo...

Que lindo post, a veces tenemos que pagar un alto precio para conseguir lo que anhelamos...
Besos

Willowcita dijo...

Que buen recurso es poner un tema para dar más clima a la lectura.
Me enseñarías a hacerlo para mi blog.
Gracias.

flor dijo...

Lis querida, la tarea me hizo acordar a las propias de niña escolar aprendiendo a narrar... y te aseguro que fue un recuerdo más que grato.

A veces no sabemos que una maldición puede ser una bendición (como la de esta niña).

Te dejo un abrazo hoy que es un día lluvioso, donde las gotas me mojan y me siento feliz por ello.

Gasper dijo...

Me sucede lo mismo...
Termino de leer la historia y no sé si ponerme triste o feliz.
No creo que sea lo mismo tocar la lluvia con los dedos que con los pétalos.

Muy lindo escrito, te mando un beso que puedas tocar

Fer Caleb dijo...

Con o sin decisiones, la vida nos va transformando, sin vuelta atrás. Por eso tal vez sea mejor decidir algunas de nuestras transformaciones, las que podamos, las que querramos, como la niña-rosa. Digo, qué se yo.

Clarice Baricco dijo...

Me encantó!!!
Lindo.
Todo por la lluvia, yo también algo haría por sentirme tocada por una gota.

Abrazos

modes amestoy dijo...

bello relato. Los sueños también tienen precio.
Un saludo

libertad dijo...

Precioso relato, y mágico.
Gracias por traernos la primavera con un cuento así.
Un beso!

gonzalo dijo...

viva la lluvia: porque nos hace + azules.

mundito dijo...

ahora me toca extrañarte?

galafer dijo...

a veces es imperioso cambiar para logar lo que deseamos, sin embargo en el camino siempre quedarán heridos!!

Juan Pablo Belair Moreno dijo...

...no solo es hermoso el relato sino que hay en él mucha sabiduría... me estremeció saber que es una niña... me acordé de un cuento de ficción donde los "viejos sabios" eran los niños... ¿habrá estado bien tipificado ese texto?

mi despertar dijo...

Muchacha .que hermoso texto!!!!!!!!!!!!

Umma1 dijo...

Siempre hay un costo a pagar para acercarse a los deseos.

Es triste y alegre. Porque ser se puede de una forma o de otra.

Me dejó nostálgica (F)

Abrazos

TeoEterna dijo...

y la flor brotó con la lluvia y se transformó en aroma... en belleza... en libertad...

Hermoso relato, es primera vez que te visito y em cautivo...